Apuntes Visuales de una Travesía

Claudio Pérez

Sobre Qhapaq Ñan_Atacama, lo que el chasqui veía.

Atacama el desierto más árido del mundo.

Este trabajo surge a partir de la declaración -por parte de la Unesco- del Camino del Inca como patrimonio de la humanidad y de su travesía por el desierto más árido del planeta semejante a la superficie de Marte.

gran soledad planetaria. hacia el sur del Cusco. en un territorio que se resiste a ser habitado.

Esta línea territorial diseñada desde el imperio la hace ser una extraordinaria ingeniería vial en dirección hacia el fin del mundo.

De esa aventura nace esta exploración visual que se plantea en un principio como imaginar la visión del chasqui –encargado de recorrer esta ruta- qué era lo que veía, qué era lo que sentía y lo que nunca logró imaginarse lo que es hoy ese camino.

La obra se compone de una instalación de una Apacheta -una especie de altar circular de piedras apiladas como un espacio sacralizado, elaborado por el caminante, tanto para marcar el camino, como para instalar un sitio de adoración en donde se pide fuerzas para continuar el camino y se renovar las energías, como también una demarcación del tiempo y del espacio.

Luego, un montaje audiovisual del recorrido de un chasqui de hoy por el despoblado de Atacama -como lo dice su nombre un lugar deshabitado en sus 300 kilómetros de longitud- con el relato en quechua del significado del camino, del recordatorio de un indígena y su cosmovisión andina, intervenido con fotografías de diferentes puntos del camino desde el interior de Arica hasta el interior de Copiapó.

Mapas con las marcas del camino recorrido, monitores con filmaciones de ritos y fiestas del mundo andino y vitrinas con objetos de esta ruta y su cultura hacen de este espacio la entrada a lo que se verá en la muestra fotográfica.

Las referencias que se tienen de esta formación geográfica, desde diversas investigaciones científicas y los relatos populares, discuten sobre su origen infraterreno —la formación de antiguos océanos, ahora bajo la tierra— o sobre fenómenos que provinieron del espacio, tanto en términos físicos como sobrenaturales. Estas últimas nociones otorgan sentido a que la zona sea denominada, en la actualidad, como el Valle de meteoritos, y que se reconozcan en el lugar, centros ceremoniales que datan de periodos de tránsito de lo que fuera una antigua ruta protocaravanera.

La apacheta, como edificación primaria del hombre —una línea vertical sobre el horizonte andino, como primera señal del habitar— es concebida hace miles de años por culturas prehispánicas, a partir de un altar circular de piedras apiladas, como un espacio sacralizado, elaborado por el caminante, tanto para marcar el camino, como para delimitar fronteras y señalar el sitio de “unión de los opuestos que deben ser igualados” . Es un sitio de adoración, donde “pedir fuerzas para el camino” . Se han reconocido diversas ofrendas de calzado viejo al costado de éstas, como representación del abandono del cansancio que agobia al caminante. Estas, junto a otras de carácter simbólico, dan cuenta de la creencia del advenimiento de una nueva realidad espacial, luego de la construcción o encuentro con una apacheta.

Claudio Pérez presenta "Apuntes Visuales de una Travesía"

Claudio Pérez presenta "Apuntes Visuales de una Travesía" Modera: Rodrigo Villalón

Publicado por AYNI Encuentro de Fotografía Indígena Arica en Sábado, 10 de octubre de 2020